Info-Courier Phosphorus

El fósforo (P): una historia complicada (2ª parte)

Las proporciones de los elementos son el verdadero indicador de la precisión del programa de fertilización. Cuando se diseña un programa de fertilización es muy importante conocer todas las fuentes de elementos nutritivos disponibles para la planta, y en qué proporciones y concentraciones se presentan. Con estos datos, el resto es una cuestión de cálculo. Si el cultivador utiliza un medio que tiene unos valores iniciales de fertilización de 0-1-0.5 NPK, y la planta muestra una relación total de 4-2-3, tendrá que añadir una proporción de 4-1-2.5 para conseguir el fertilizante correcto. Sin embargo, debemos recordar que estos valores están pensados para un nivel perfecto de pH y temperatura durante todo el desarrollo, lo cual raramente suele darse.

Leer la parte 1

por Geary Coogler. BSc Horticulture

Las plantas no suelen absorber todos los nutrientes en las mismas cantidades, y el área radicular se verá afectada si aportamos más de lo que la planta necesita. Además, las necesidades de las plantas también cambian ligeramente durante su desarrollo, sin embargo, el análisis del tejido de la planta al final de la cosecha solo mostrará un valor total de la acumulación de los diferentes estados por los que ha pasado la planta, y no cómo la planta va absorbiendo los nutrientes en cada momento. Las plantas jóvenes y las que se encuentran en floración absorben cantidades diferentes de nutrientes; una planta que va a producir semillas comenzará a acumular fosfatos.

Cuando el valor de uno de los elementos nutritivos es bajo, pero todos los demás se encuentran en las proporciones adecuadas, este elemento será considerado el elemento limitante. Si se trata de un elemento menor (micro), como es el sodio, utilizado únicamente en algunos procesos, el efecto será mínimo. Pero si nos vamos a un elemento mayor, como el fósforo, el efecto puede ser dramático, porque todos aquellos elementos compuestos por fósforo estarán incompletos, y aquellos procesos dependientes del fósforo no ocurrirán, como la ingesta de nutrientes, el transporte y las conversiones. El añadir concentraciones de estos elementos en cantidades suficientes en el entorno adecuado permite que la planta no llegue a encontrarse con un agente limitador, y su crecimiento irá al máximo de sus capacidades genéticas.

articles-el_fosfore_una_historica_complicada_2a_parte_text_1
Micrografía por barrido electrónico (SEM – Scanning Electrón Micrograph) de una sección a través de células del tejido de una hoja de una Aconitum sp. En el centro de la imagen puede verse el núcleo de una célula con su propio núcleo (en rojo). Los cloroplastos son las estructuras verdes. Las amarillas son constituentes de la vacuola.

Es importante añadir concentraciones de estos elementos en cantidades suficientes, pero hay que tener cuidado de no excedernos, ya que tanto carencias como excesos pueden afectar al desarrollo de la planta. El que un nutriente esté limitado no significa que la planta no absorberá todos aquellos otros elementos que necesite. Los elementos no utilizados encontrarán finalmente su camino a la vacuola de la célula, donde permanecerán; las vacuolas no solo actúan como almacenes de agua y soporte estructural, si no también como contenedores de basura. Metales pesados como cobre, boro, molibdemo y manganeso perjudican a los animales que los consumen. Las plantas también acumularán elementos no nutritivos como el plomo y el uranio si se presentan en una forma en que la planta los pueda absorber a través de las raíces. Cuando no hay suficiente trifosfato de adenosina (ATP) disponible para la conversión de los nitratos en nitrógeno absorbible, puede comenzar a darse una acumulación de nitritos. Un exceso de amonio en la vacuola convierte los nitritos en nitrosaminas, agentes cancerígenos. El mantener una buena relación de elementos evitando la presencia de valores limitantes es el objetivo principal de un programa de fertilización, y el mejor modo de mantener a los consumidores consumiendo.

Necesidades de las plantas

¿Qué necesidad de fósforo tiene una planta?, ¿cómo se lo proporcionamos? y ¿cuáles serán los resultados de su desarrollo? El mejor modo de conocer las necesidades de una planta es saber de qué está hecha la planta y la relación entre los elementos que la componen. Con estos datos, y conociendo también la composición del sustrato, resultará bastante fácil satisfacer las necesidades de una planta de una forma equilibrada, mediante el uso de varios materiales fertilizantes conocidos. Sin embargo, es igualmente importante saber qué valores de los elementos a aplicar se necesitan en los diferentes estados de crecimiento de la planta.

El otro modo de cubrir las necesidades de una planta es utilizar un producto fertilizante integral cuyo diseño esté basado en la planta y el sustrato, y sea el resultado de una investigación científica basada llevada a cabo por la compañía que lo produzca. El cultivador debe asegurarse de obtener correctamente los datos de todas la variables, como el pH y la temperatura, o, al menos, aportar a la compañía los datos que esta necesita. Asimismo, es muy importante utilizar el sustrato para el que el fertilizante ha sido diseñado, ya que, de otro modo, la proporción de elementos podría variar. El cultivador debe seguir las indicaciones suministradas por la compañía detalladamente, cuidando de no sustituir unos productos por otros no recomendados, ya que la mayoría de ellos aportarán diferentes proporciones de los componentes, o lo harán en un formato diferente.

Además, será necesario proporcionar los niveles de elementos requeridos por la planta en cada momento para mantener el equilibrio entre ellos. Por ejemplo, la necesidad de fósforo de la planta aumenta durante las primeras etapas del ciclo de floración, y aunque después disminuya un poco, el cómputo global es que la necesidad de fósforo de la planta habrá ido aumentando durante todo el ciclo de desarrollo de esta. A este hecho se le conoce como la Curva de Absorción del Fósforo, un gráfico de una curva de Bell modificada. El único fósforo adicional que un cultivador necesita añadir es el que el fertilizante principal no contiene, lo cual variará con el tiempo; de nuevo, el juego de las proporciones. La planta modificará el entorno del área radicular para favorecer la activación de fosfatos y así poder absorberlos. La necesidad total de fósforo en el área radicular estará basada no solo en las necesidades de la planta, sino también en el nivel de actividad que tenga el medio con respecto a la disponibilidad de fosfato.

articles-el_fosfore_una_historica_complicada_2a_parte_text_2
Ejemplo de las necesidades de fosfato de una planta de principio a fin de la cosecha, en el que se muestra tanto los niveles observados (P mat) como lo que realmente necesita la planta (P ideal).

Consideraciones especiales

La movilidad del fósforo en la planta es amplia y envolvente. En un primer momento se concentra en grandes cantidades en las semillas, lo que permite que la planta pueda arrancar con todos los procesos metabólicos durante los primeros días. El ATP es utilizado para crear la estructura, los compuestos químicos y para absorber otros elementos necesarios para dichos procesos. Los tejidos radiculares acumulan más fósforo porque se necesitan grandes cantidades de este para el transporte de los nutrientes al interior de la planta y de las rutas de transporte. Una vez entra en la planta, este es transformado en ATP para ser utilizado localmente o transportado a todas las otras células en las que será transformado en ATP o utilizado como ATP (asimilado). Una vez en la forma de ATP, o en la de otros componentes energéticos, será liberado como energía por medio de numerosos procesos y podrá ser utilizado para la formación de otros compuestos fosforilados, o ser convertido de nuevo en ATP. También se encuentran fosfatos en las flores debido a la disminución de la producción de ATP a nivel local, y a que la planta está acumulando fósforo para las semillas y para otras necesidades energéticas de los tejidos de la flor como es el polen.

En algunos sustratos, como son los suelos minerales, aproximadamente el 50% de los fosfatos suministrados se mantienen inmóviles y quedan fijados permanentemente al medio. Como resultado, será necesario añadir más para hacer posible su captura, ya que será mayor la cantidad suministrada que la liberada. Los medios de cultivo que contienen microvida activa también experimentarán una reducción en las cantidades de fósforo disponible debido al consumo de este por parte de dicha microvida, ya que el ATP es útil en todas las formas de vida y del mismo modo. El pH del suelo afectará a la cantidad de fósforo disponible, al igual que lo hará la temperatura y los niveles de concentración de otros elementos como el potasio, un efecto sinérgico que también representa un problema para el equilibrio de los elementos. El cultivador debe tener presente todas estas variables al diseñar el programa de fertilización para su cosecha. La mayoría de las líneas de nutrientes están diseñadas teniendo en cuenta el sistema de producción; en otras palabras, la cantidad, composición, proveniencia y modo de aplicación de cada componente influye en la proporción final que la planta necesitará de cada componente.

articles-el_fosfore_una_historica_complicada_2a_parte_text_3
Ejemplo de las necesidades de nitrógeno de una planta de principio a fin de la cosecha, en el que se muestra tanto los niveles observados (N mat) como lo que realmente necesita la planta (N ideal).

El efecto marketing

Todo el ruido generado acerca del fósforo no es nada más que eso, ruido. Las cantidades detalladas en los fertilizantes son generalmente correctas, especialmente cuando se trata de productos regulados, en estos casos no hay error. Las cantidades no son más que la indicación de las concentraciones de los elementos constituyentes. El tipo de estos elementos o su proveniencia puede determinar su disponibilidad final dependiendo del sistema global. El cultivador es el que debe decidir las cantidades a utilizar. Los fertilizantes integrales están diseñados para proporcionar los niveles adecuados de los elementos requeridos, una vez que la línea al completo ha sido mezclada siguiendo las instrucciones; las concentraciones de estos elementos se ven afectadas por los niveles de aplicación.

El problema con el fósforo es el desconocimiento y las viejas normas que dictan como medirlo. Con una visión correcta del problema no debería haber ningún problema para que el fósforo se encuentre en las proporciones adecuadas y ajustado a los requerimientos del área radicular. Saber como interpretar tanto la información proporcionada en las etiquetas como la proveniente de los estudios científicos es esencial para conocer la verdad que se esconde tras la publicidad y las afirmaciones sobre los productos y sus resultados.

Al final, todo este ruido está relacionado con el marketing. Algunas compañías crean productos sin pensar demasiado en su composición o en cómo encaja esta realmente en el cultivo, y los venden como algo más de lo que realmente son, fertilizantes. También habrá compañías que se aprovechen de la confusión general y la falta de conocimiento para difundir un mito que no existe y así promocionar un producto que no es realmente lo que están vendiendo . Si embargo, hay compañías que sí llevan a cabo un trabajo de investigación, que conocen los estándares de lo que están diseñando, que entienden la relación entre los elementos y cómo influyen en la disponibilidad de los nutrientes, y que realmente diseñan una línea de productos que funciona.

Lo que se debe buscar

¿Qué debe buscar el cultivador? En primer lugar, un cultivador debe decidir si va a utilizar una fertilizante producido por alguna compañía o lo va a preparar el mismo. Por un lado, los fertilizantes comerciales deben estar diseñados para la planta/ cosecha en particular y los métodos que se emplearán para facilitar su desarrollo, y, por otro, preparar un fertilizante requiere de un extenso conocimiento sobre química y horticultura, por lo que no suele ser el mejor método para cultivadores aficionados o de producción pequeña.

El fósforo puede ser aplicado a muchas formulaciones basándose en la base mineral de la que deriva. Las bases minerales tienen otros minerales asociados a ellas, algunas beneficios y otros no tanto, por ejemplo, el fosfato monopotásico, con unos valores comerciales de NPK de 0-10-11 y unos valores de los elementos simples de 0-4.4-9.13, lo cual muestra que se proporciona potasio también (beneficioso); o el nitrato sódico, con un NPK de 15- 0-0, con un 15% de nitrógeno elemental, pero que también incluye sodio (no tan beneficioso).

articles-el_fosfore_una_historica_complicada_2a_parte_text_4
El fósforo tiene un papel esencial tanto en procesos celulares como en la transferencia de energía total de la planta. También es un componente importante de las paredes celulares y del ADN. Esta planta tiene una deficiencia de fósforo, observable por el aspecto necrótico de las partes de sus hojas que muestran un color morado/negro. Las hojas se están deformando y marchitando.

Cuanto más alto sea el valor del fósforo, menos cantidad se aplicará, por lo que hay que asegurarse de que es un valor suficientemente pequeño para no cometer errores costosos al aplicar cantidades menores. Los valores más altos pueden o no reducir el coste del fósforo, ya que estará basado en un mineral diferente que puede llevar otros materiales más costosos unidos. El fosfato diamónico tiene un NPK de 21-53-0; el nitrato resulta caro y la composición del producto requerirá de otros componentes para equilibrar, y será necesario aplicarlo con cuidado por tener tendencia a la formación de ácido. Si se utiliza un producto ya preparado por una compañía especializada, la mayoría de estos problemas desaparecerán y su uso resultará más fácil.

El cultivador debe tener presente además dos factores importantes: el primero es la contaminación por nutrientes y el segundo es el hecho de que las características y disponibilidad de las soluciones nutritivas variarán. Algunos constituyentes de las soluciones nutritivas son contaminados con otros elementos, ya sea en el proceso de extracción o en el de su procesado. Contaminantes como el plomo y otros metales pesados pueden acumularse en la planta y dañar tanto a la planta como al consumidor. Algunos constituyentes pueden tener efectos adversos en el pH, ser menos solubles y, por lo tanto, estar menos disponibles, o aparecer en formas no deseadas. El ion de amonio es una fuente aceptable de nitrógeno, sin embargo, deja de ser tan aceptable cuando su concentración aumenta, pudiendo llegar a resultar tóxico. Por lo tanto, el cultivador debería buscar soluciones nutritivas de alta calidad, limpias y diseñadas correctamente. Mira (o pide) el análisis de metales pesados de la línea de nutrientes que vayas a utilizar antes de aplicarla, esto te informará de la limpieza del producto.

Para fertilizantes completos, el cultivador debería tratar con una compañía de calidad, que tenga el éxito del la cosecha del consumidor en mente, una compañía con un departamento de investigación que mantenga estándares de alta calidad. Esta es la mejor opción para ambos tipos de fertilización, especialmente cuando se trata de fertilizantes integrales o líneas de fertilizante. La compañía debería entender todas las relaciones que se establecen al aportar nutrientes a la planta, y nunca debería intentar vender sus productos basándose en el desconocimiento de los consumidores.

Una buena compañía educará al mercado y se ceñirá a los datos científicos. Una compañía basada en el marketing venderá productos cuyo brillo nos deslumbre, pero científicamente inconsistentes.

Bibliografía

  • Brady, Nyle C., and Ray R. Wells. The Nature and Properties of Soils. 13th . Upper Saddle River, NJ: Prentice Hall, 2001.
  • Epstein, E. Mineral Nutrition of Plants: Principles and Perspectives. New York: Wiley, 1972.
  • Epstein, E. "Silicon." Annu. Rev. Plant Physiol. Plant Mol. Biol. 50 (1999): 641-664.
  • Paul, E. A., and F. E. Clark. Soil Microbiology and Biochemistry. 2nd. San Diego: Academic Press, 1996.
  • Plant Research, B.V., interview by Geary Coogler. Conversations on Phosphorous Utilization Oosterhout, (October 27, 2009).
  • Schwarz, A., W. Wilcke, and W. Zech. "Heavy Metal Release from Soils in Batch pH(stat) Experiments." Soil Sci. Soc. Am. J. 63 (1999): 290-296.
  • Taiz, L., and E. Zeiger. Plant Physiology. 3rd. Sunderland: Sinauer Associates, Inc., 2002.
  • Yamagata, M., and A. E. Noriharu. "Direct Acquisition of Organic Nitrogen by Crops." JARQ 33, no. 1 (January 1999): 15-21.
Evalúa este artículo: 
5
Average: 4.4 (72 votes)